Cómo funciona la plataforma que permite explorar la historia de familias y encontrar registros de antepasados. Historia de su fundación y el valor de la genealogía.

Por Florencia Gagliardi | @mfgagliardi

FamilySearch
Imagen crédito: Getty Images.

Una de las plataformas más utilizadas para investigar la vida de los antepasados es FamilySearch, la organización genealógica que ofrece la posibilidad de explorar en línea millones de registros sobre la historia familiar.

A más de un siglo de su fundación, el 13 de noviembre de 1894 en la ciudad de Salt Lake City, en Estados Unidos, como Sociedad Genealógica de Utah (SGU), la organización es hoy una valiosa fuente de consulta para quienes buscan indagar en sus orígenes.

Sociedad Genealógica de Utah - FamilySearch
Imagen: Sociedad Genealógica de Utah (SGU) | Fuente: FamilySearch

FamilySearch posee la biblioteca de registros familiares más grande del mundo y un sitio web con un sistema de búsqueda gratuito en el que se pueden consultar millones de documentos, como certificados del Estado Civil, libros parroquiales, censos y testamentos, permisos de inmigración, listas de reclutamiento y otros registros que también son accesibles en los Centros de Historia Familiar (Centros FamilySearch).

“Empezó como una sociedad genealógica. Un grupo de personas que buscaban sus raíces. Algunos eran inmigrantes, venían de Europa y se dieron cuenta de que había relaciones comunes y que había más gente que buscaba conocer esas relaciones”, cuenta Virginio Baptista, quien trabaja en FamilySearch desde hace 15 años y es responsable para el sur de Europa.

“Fue evolucionando y en los últimos ciento veinticinco años, con su objetivo de recoger información y datos, se encontró con un montón de aventuras que tuvo que resolver con tecnología”, explica a Todo sobre Italia.

Sociedad Genealógica de Utah - FamilySearch
Imagen: Sociedad Genealógica de Utah, año 1917 | Fuente: FamilySearch

Los orígenes de FamilySearch

FamilySearch fue fundada por miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, conocidos también como los Mormones, que buscaban reconstruir sus árboles familiares. “Para los miembros de la iglesia conocer a su familia o creer que las familias son eternas, es un principio de ley, buscar a mis antepasados y dejar un conocimiento de quién soy y quiénes éramos es algo intrínseco para aquellas personas que comparten esta fe”, subraya Baptista.

En la plataforma se pueden consultar casi dos mil millones de fuentes y registros con casi 12 mil millones de nombres en la búsqueda de conexiones familiares. A través de los documentos digitalizados es posible averiguar, por ejemplo, el lugar de nacimiento o matrimonio de un antepasado o incluso, de un acta de bautismo, se puede extraer el lugar exacto de nacimiento de un italiano emigrado a otro país.

Acta de Bautismo encontrada en FamilySearch
Una partida de bautismo que fue fotografiada y digitalizada por FamilySearch

El árbol de FamilySearch es un árbol colaborativo, lo cual significa que todas las personas pueden aportar información sobre sus antepasados para ayudar a otros familiares a encontrar posibles vínculos. “Todo el mundo tiene una familia y busca sus raíces. De ahí que pongamos a disposición todo aquello que sabemos, sabiendo que no seremos capaces sólo nosotros de llevar a cabo esta labor, se necesita la ayuda de todos”, dice Baptista.

Y agrega: “La intención de FamilySearch es reconstruir el árbol familiar de la humanidad y buscar todas las generaciones entre quienes habitamos la tierra”. “En el fondo todos estamos relacionados, somos primos en alguna medida”, advierte luego.

“La intención de FamilySearch es reconstruir el árbol familiar de la humanidad»

Virginio Baptista

El sitio de FamilySearch

El sitio de FamilySearch
El sitio de FamilySearch

Una de las frases que se leen al ingresar al sitio es: “Encuentra a tu familia. Descubre tu historia”. Pero, ¿quiénes buscan a sus antepasados en FamilySearch? El usuario más común es el usuario de a pie que empieza a explorar sus raíces por medio de sus recuerdos y utiliza las herramientas de la plataforma para armar su árbol genealógico.

El árbol de FamilySearch
Imagen: Árbol genealógico | Fuente: Getty Images

La página empezó a funcionar en el año 1999 y en aquel entonces, bromea Baptista, «se vino abajo por éxito”. “Es increíble todo lo que hemos ido construyendo. Cada vez hay más personas y el sitio se mantiene siempre accesible. Se han modernizado las bases de datos y el usuario ni se ha dado cuenta”, sostiene.

«Todo el mundo tiene una familia y busca sus raíces»

Virginio Baptista

En la actualidad el sitio tiene al menos 33 idiomas y registros de 130 países con millones de personas que exploran a toda hora posibles lazos familiares. “Es un gigante en sí. Cuando accedes hay un mundo tecnológicamente increíble y el algoritmo siempre está buscando las conexiones de la persona que entra, las búsquedas que hace y lo que tenemos para ofrecerle un resultado que le dé la alegría de encontrar esa conexión familiar”, señala.

“Viajes de retorno”

De acuerdo al proyecto “Antepasados italianos”, de FamilySearch junto con Archivos Estatales, entre 1890 y 1924, alrededor de 25 millones de italianos emigraron a otros países, como Brasil, Estados Unidos y Argentina. Fue una de las diásporas más numerosas de la historia contemporánea. Es por ello que, aunque Italia cuenta con una población de 65 millones de personas, 85 millones de sus descendientes habitan en el extranjero.

Quizás eso explique por qué una gran parte del caudal de visitas de FamilySearch proviene de Latinoamérica, Estados Unidos y otros países que buscan sus raíces en Europa. “Italia es un país muy buscado, pero no necesariamente dentro de Italia, sino por gente que está afuera”, explica Baptista. Y añade: “Hacemos viajes de retorno”.

“Italia es un país muy buscado pero por gente que está afuera”

Virginio Baptista

“Conocer la historia de los antepasados”

Patrizia Gabrielli y Rosella Merola

FamilySearch puede ser una herramienta útil no sólo para quienes buscan a sus antepasados de forma amateur, sino también para expertos en genealogía, como Rosella Merola y Patrizia Gabrielli, dos archivistas italianas que realizan investigaciones genealógicas a través de su proyecto Actarchivi.  

Licenciadas en Conservación del Patrimonio Cultural y en Historia de los Estados Italianos Antiguos, explican la importancia de la genealogía familiar y señalan que las personas buscan reconstruir sus orígenes por una cuestión afectiva y también para rastrear a los últimos descendientes.

“Mientras que en Sudamérica la búsqueda está relacionada a la voluntad de solicitar la ciudadanía italiana, en los Estados Unidos es más una cuestión de conocer la historia de los antepasados y contextualizar las fuentes. Los estadounidenses aman venir a Italia y hacer turismo genealógico, es decir ir a la ciudad de origen de sus bisabuelos para sacarse una foto en la calle en la que nacieron”, cuentan.

Ambas coinciden, además, en que a la hora de realizar una búsqueda genealógica, la posibilidad de acceder a documentación en línea por medio de la plataforma de FamilySearch es “fundamental”. “Nosotras siempre frecuentamos los Archivos de Estado, pero físicamente es cansador y costoso, en cambio con las fuentes digitales la búsqueda es más rápida”, explican. 

«En Sudamérica la búsqueda está relacionada a la voluntad de solicitar la ciudadanía italiana»

Rosella Merola y Patrizia Gabrielli

¿Cómo funciona FamilySearch?

Inicialmente, cuando se fundó la Sociedad Genealógica de Utah, la información se obtenía a través  del intercambio y recogida de libros. Pero cincuenta años más tarde, en 1938, el microfilm se convirtió en el formato de captura y preservación de documentos, hasta que en el año 2002 la fotografía de registros se volvió completamente digital. 

FamilySearch cuenta en la actualidad con 300 cámaras que trabajan en la copia de registros familiares. “Nuestro interés es ayudar a la humanidad a acceder al mayor número de información para descubrir conexiones familiares. Queremos capturar imágenes hoy y tenerlas disponibles mañana», dice Baptista.

Una vez que se realiza la captura, las imágenes se ordenan en colecciones y el material es procesado y organizado en bases de datos con copias de seguridad. “Hoy en día la máquina hace la foto, la envía a un servidor y la pone en un sistema de reconocimiento de imágenes y caracteres, eso se llama indexación”, explica Baptista. “Tenemos intención no solamente de que la máquina lea y extraiga la ficha, sino que conecte a las personas”, añade. 

«Queremos capturar imágenes hoy y tenerlas disponibles mañana»

Virginio Baptista

Un depósito de genealogía familiar

Parte de la documentación recopilada en el último siglo se encuentra almacenada en una bóveda de granito ubicada a 40 km de Salt Lake City, en Utah.

Es uno de los depósitos más grandes de genealogía y fue construido entre 1960 y 1965 por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días para proteger los registros históricos de cualquier peligro o desastre natural.

A su vez, millones de imágenes capturadas a lo largo del tiempo permanecen archivadas en distintas localidades de todo el mundo, señalan desde la organización.

La bóveda de FamilySearch
La bóveda de FamilySearch Salt Lake City, en Utah.

Digitalización de documentos 

La digitalización fue uno de los saltos que tuvo que dar FamilySearch para convertir, mediante máquinas desarrolladas para esa tarea, todo el material recopilado en el tiempo a un formato digital. En el año 2021 se finalizó la digitalización de 2,4 millones de rollos de microfilmes.

Al respecto, Baptista dice que digitalizar no significa que el material esté disponible online, aunque es el paso previo. Y sostiene: “FamilySearch vivió todos los avances tecnológicos. Hemos copiado todo lo que teníamos con dos propósitos: preservarlo y compartirlo”. 

FamilySearch y los Archivos

Actualmente la organización trabaja con distintos archivos del mundo en la digitalización de registros históricos. En Italia, por ejemplo, en el 2011 se firmó un convenio con la Dirección General de Archivos del Ministerio de Cultura para digitalizar millones de registros del Estado Civil y listas de reclutamiento y volverlos accesibles en el Portal Antenati.

“A lo largo de los años, millones de imágenes han entrado en el portal, convirtiéndolo en un recurso indispensable para quienes pretenden realizar investigaciones sobre la historia de las familias, pero también sobre la demografía histórica y la historia social”, subraya el Portal Antenati.

Colaboración con otras instituciones

El Archivo de Estado de Livorno conserva colecciones desde el 1400, con documentos de listas de reclutamiento, nacimientos, matrimonios y defunciones del período posterior a la Unificación de Italia. En una visita de Todo sobre Italia al edificio se ven manuscritos de otro tiempo que, según comenta uno de los archivistas, actualmente están siendo digitalizados por FamilySearch.

Es por ello que el estado de “indexación” en el Portal Antenati aún está en proceso. Pero no es el único Archivo. “Son muchas las instituciones con las cuales colaboramos –dice Baptista– en Madrid colaboramos con el archivo municipal. Allí hay datos increíbles. Ellos tienen una necesidad, que es preservar su documentación y hablan con nosotros, hacemos un acuerdo y digitalizamos todos los documentos”.

“Somos la organización que promueve la historia familiar”

Virginio Baptista

“Somos la organización que promueve la historia familiar y trabajamos con todos aquellos que tengan intereses comunes”, señala luego. Y explica: “O el archivo viene a nosotros o nosotros vamos a los archivos y les ofrecemos ayuda. En el caso de Italia trabajamos con el Ministerio de Cultura. Luego están los Archivos de las diócesis. Cada Archivo es un mundo y depende del momento, de la necesidad y de nuestra disponibilidad. Cuando se termina una captura, hay que ver a dónde va esa cámara y el equipo humano”.

Búsqueda en colecciones

Para utilizar los recursos de la plataforma es necesario crearse un usuario. A continuación, una vez que se obtiene el acceso, cualquier persona puede iniciar la búsqueda de registros familiares para localizar información sobre sus antepasados.

Aunque no todas las colecciones se pueden visualizar online, ya que algunas son accesibles sólo en los Centros de Historia Familiar de la Iglesia, dependiendo de los acuerdos legales establecidos en cada caso particular, el sitio ofrece la posibilidad de navegar miles de imágenes con información para muchos desconocida. 

“En el caso de Italia, el Registro Civil con sus óbitos, nacimientos, matrimonios es clave. Tenemos abarcado todo lo que llega hasta la época de Napoleón. Luego, a partir de ahí serían los registros parroquiales. Los censos también son claves porque te ayudan a localizar a la persona”, dice Baptista, y menciona que las anotaciones al margen que solían escribir los párrocos son un elemento de gran valor en la búsqueda de relaciones familiares. Esto es así porque en el pasado los hechos vitales de la población se apuntaban en los registros de las iglesias. 

Registros parroquiales, otra fuente valiosa

En América Latina, la Iglesia católica creó los registros parroquiales desde que comenzó la conquista, y se mantuvieron hasta que las repúblicas independientes crearon los registros civiles en la segunda mitad del siglo XIX.

En Italia se habían creado con el Concilio de Trento y dado que en muchas regiones de Italia el Registro Civil fue establecido con la Unificación, en el año 1866, para todo el período previo a ese año en la actualidad se pueden consultar los registros de cerca de 25 mil parroquias.

«La historia familiar protegida»

Cualquier persona puede colaborar en la indexación de nombres y convertirse en voluntario de FamilySearch, a través de la sección “Participa”, que se encuentra disponible en aplicaciones móviles en portugués, español e italiano. En Facebook existe un grupo con 16 mil miembros llamado FamilySearch Italia, en donde las personas cooperan mutuamente en la interpretación y búsqueda de actas, en muchos casos, para la obtención de la ciudadanía italiana.

“Tenemos de todo para todo el mundo. Todo lo que está disponible en el universo de FamilySearch”, dice Baptista y menciona una Wiki que existe para realizar consultas.

Por último, al hablar de los desafíos a futuro, sostiene que el reto es seguir creciendo, adaptando las tecnologías para que los datos se mantengan protegidos y accesibles. “Mantener disponible la historia familiar protegida y al alcance de todos. Esa es la esencia de FamilySearch”, resume.

Y concluye: “Hay gente que dice ‘cómo puedo agradecer a FamilySearch por lo que he encontrado’ y les decimos, pon lo mínimo de tu árbol online para ayudar a otras personas a conectarse. Aquello que has aprendido, compártelo, aquello que has descubierto, ponlo, puede que conectes con más personas de una manera que nunca habías imaginado”.

MÁS DATOS A CONOCER

  • 4,86 mil millones

De imágenes digitales publicadas

  • 5.675

Centros FamilySearch (50 en Italia)

  • 546.823

Libros digitales en línea

  • 39,28

Millones de visitas mensuales

  • 2011

Año en el que se realizó la primera RootsTech en Salt Lake City. Con los años se convirtió en la conferencia de genealogía e historia familiar más grande del mundo

  • 1.420 millones

Personas en el árbol genealógico

También podés leer

2 comentarios

  1. Qué buena nota, Florencia. Enorme trabajo de investigación.

    1. ¡Gracias, Juliana! Un abrazo grande 🙂

Responder a todosobreitalia Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *