Todo sobre Italia

Curiosidades | La Copa del Mundo: la escultura que lleva en su ADN la impronta del arte italiano

La Copa del Mundo: la escultura que lleva en su ADN la impronta del arte italiano

El trofeo levantado por Lionel Messi y la Selección Argentina en Qatar 2022 tiene su origen y su impronta en el arte de la península. Quién fue su creador y países que más veces lo han ganado.

Por Mariano Cattaneo | @macattaneo

La Copa del Mundo FIFA, un trofeo con historia.
La Copa del Mundo FIFA, un trofeo con historia.

Pocos objetos son tan reconocibles, únicos y deseados como la Copa del Mundo. Tal es así que, cuando Lionel Messi, capitán de la Selección Argentina de fútbol, la alzó entre sus manos, con la alegría y emoción de quien corona un sueño largamente anhelado, los ojos de millones de personas se fueron simultáneamente a ella. El trofeo que lleva en su esencia el ADN del arte italiano y que durante un mes, desde el exótico Qatar, hizo girar a su alrededor la atención de todo el planeta.

Desde el primer momento en que se mostró al mundo, ha sido durante décadas la búsqueda permanente de los mejores jugadores y saber cuánto pesa es un privilegio para pocos. Quienes la alzan pasan a integrar una selecta lista con nombres de la talla de Maradona, Beckenbauer, Ronaldo, Zidane, Paolo Rossi o Cannavaro.

El reemplazo del trofeo Jules Rimet

Aparecida por primera vez en 1974 para reemplazar al trofeo Jules Rimet, vigente hasta ese momento, la Copa del Mundo fue diseñada por el escultor Silvio Gazzaniga, artista nacido en Milano en 1921 que buscó combinar lo mejor de la tradición del arte italiano con la universalidad y modernidad que pretendía transmitir.

La historia de la creación se remonta a la década del 70 y fue una competencia en sí misma. En 1971 la FIFA creó una comisión de expertos dedicada a lanzar un concurso internacional en busca de la nueva Copa del Mundo.

La iniciativa era fruto de la necesidad, ya que tras la consagración de Brasil en México ‘70, la FIFA debió otorgar definitivamente al país sudamericano la Copa Jules Rimet, vigente desde el primer mundial (Uruguay, 1930).

Por aquellos años, los reglamentos de la entidad madre del fútbol establecían que quien venciera el Mundial en tres ocasiones se quedaría definitivamente con la estatuilla.

Con el antecedente de los éxitos de Suecia 1958 y Chile 1962, Brasil venció a Italia en la final de México y se adjudicó el premio.  Por ello, con el Mundial de Alemania 1974 a la vista, se estableció el concurso del cual surgiría un nuevo trofeo. 

Silvio Gazzaniga y su creación en Milano

Con ese objetivo en mente, Silvio Gazzaniga, mientras trabajaba para la firma Bertoni, donde aún hoy se realiza el mantenimiento y las réplicas de la Copa, se encerró durante una semana en su estudio de Via Alessandro Volta, en Milano, para dar forma al primer boceto. 

Pensando en las dificultades que tendría apreciar en un dibujo los detalles de una escultura, y considerando que se trataba de un concurso en el que un jurado examinaría su propuesta en detalle, Gazzaniga tuvo una idea genial: se adelantó a la posible aprobación del proyecto y preparó un modelo tridimensional en tamaño natural.

Esa decisión parece haber sido clave para su éxito. La posibilidad de tocar, acariciar y alzar la Copa convenció a los responsables de la FIFA tanto acerca de la belleza de la escultura como de lo adecuada que resultaba para su uso en las ceremonias de premiación.

Fue así que, tras ser elegida entre 53 obras provenientes de 25 países, la copa de Gazzaniga fue fundida en oro y oficializada por la FIFA desde el año 1972.

Messi, el día de la premiación, con la auténtica Copa del Mundo FIFA.
Messi, el día de la premiación, con la auténtica Copa del Mundo FIFA – Crédito EFE

Innovación y dinamismo

Según los datos que menciona la web dedicada a Silvio Gazzaniga, el proyecto partía de una premisa simple pero ambiciosa.

Según explicaba su propio creador, fallecido en Milano en 2016, la escultura pretendía romper con los diseños clásicos, tradicionales, y representar el dinamismo propio de la competencia con la figura estilizada de dos atletas que abrazan el mundo.

La imagen, universal y atemporal, buscaba trascender a su época y convertirse en un símbolo en sí misma, lo que al día de hoy parece haberse logrado ampliamente.

En el estilo y la técnica utilizada, de acuerdo con la opinión de los especialistas, pueden advertirse rasgos que ligan a la obra de Silvio Gazzaniga con lo mejor del arte italiano.

El sello del diseño italiano

Así, por ejemplo, según mencionó la cuenta «El Barroquista» en la red social Twitter, «las figuras humanas de la copa del mundo de Gazzaniga se fusionan con el tronco del trofeo y salen del propio material, como los esclavos de Miguel Ángel. Al mismo tiempo, el acabado de toda la pieza (excepto el mundo en lo alto) recuerda a la técnica inacabada de Miguel Ángel».

El reconocimiento de la FIFA significó para Gazzaniga el punto más alto en su carrera artística. Sin embargo, también diseñó otros trofeos deportivos para competencias internacionales de alto nivel. Llevan su firma, por ejemplo, entre otras, la Copa UEFA (actualmente llamada Europa League) y la Supercopa Europea.

Algunos números de la Copa del Mundo

  • Está realizada en oro macizo de 18 kilates.
  • Pesa 6175 gramos
  • Tiene 36,8 cm de alto
  • El diámetro de la base es de 13 cm
  • La base está realizada con dos franjas de malaquita verde
  • Los nombres de los países ganadores están grabados en el trofeo

«Copa Mundial FIFA»

Desde el inicio de los campeonatos mundiales, el trofeo que se entregaba era la Copa Jules Rimet, llamada así por quien presidió la FIFA entre 1921 y 1954. El reglamento establecía que si alguien ganaba tres mundiales podía quedarse para siempre con esa copa, lo cual sucedió con Brasil en el año 1970.

Fue por ese motivo por el cual hubo que crear otro trofeo para 1974, que se llamó Copa del Mundo FIFA. Y al contrario de lo que sucedió con la Copa Jules Rimet, nunca estuvo previsto que la nueva escultura fuera entregada definitivamente a quien la ganara en tres ocasiones.

El protocolo establecía que la Copa del Mundo FIFA era entregada a la federación del país ganador, quien la mantenía en custodia por cuatro años, hasta el mundial sucesivo. Pero, desde 2006 el trofeo original se alza sólo el día de la premiación y luego permanece siempre en custodia de la FIFA, ya que a los ganadores se les entrega una réplica.

Leer también: Daniele «Lele» Adani, el relator italiano que delira pasión por Messi y la Selección Argentina

Los países ganadores del trofeo

Los países que más veces han ganado la Copa del Mundo FIFA son Alemania (1974, 1990 y 2014) y Argentina (1978, 1986 y 2022). Le siguen Italia (1982 y 2006), Brasil (1994 y 2002), Francia (1998 y 2018) y España (2010). Sin embargo, Brasil encabeza el ranking con más trofeos, tanto Jules Rimet como la Copa del Mundo FIFA, seguido por Italia, Alemania y luego Argentina.

Leer también

Compartir el artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar


Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas novedades sobre la vida en Italia. Noticias, actualidad, imperdibles, ciudadanía, documentos, antepasados y mucha información útil a conocer.