Es uno de los santuarios más espectaculares del norte de Italia.

Ubicado en el Monte Baldo, en la provincia de Verona, el santuario es un lugar cautivante que atrae a miles de peregrinos y turistas cada año. Cómo llegar.

Por Florencia Gagliardi | @mfgagliardi

El Santuario Madonna della Corona es un imperdible de la región de Veneto.
El Santuario Madonna della Corona es un imperdible de la región de Veneto | Raffaele Cabri, Todo sobre Italia

El Santuario Madonna della Corona es uno de los lugares de culto más evocadores del norte de Italia, visitado todos los años por miles de peregrinos y turistas que buscan atesorar un momento de espiritualidad y un retrato del impresionante monasterio que desafía las leyes de la gravedad.

Lo llaman también “el santuario suspendido entre el cielo y la tierra”, debido a que se encuentra situado en las rocas del Monte Baldo, un macizo montañoso de los Alpes, ubicado a 774 metros de altura sobre el nivel del mar, en la localidad de Spiazzi, provincia de Verona.

Cómo se construyó el Santuario Madonna della Corona

La historia cuenta que para el año 1000 vivían en la zona ermitaños de la Abadía de San Zeno y que para el 1200 se había construido un pequeño monasterio con una capilla similar a una ermita a donde se podía llegar únicamente a través de un estrecho y peligroso sendero.

“Los ermitaños utilizaban cuevas seminaturales. A través de caminos de difícil acceso, con poleas, cuerdas y escaleras, se las ingeniaban para vivir en un lugar extremo. Eligieron este lugar para retirarse y permanecer en silencio y paz, viviendo en la pobreza, la contemplación y la oración”, explica a Todo sobre Italia el actual rector del Santuario, Martino Signoretto.

El Santuario y una historia que atraviesa siglos enteros.
El Santuario y una historia que atraviesa siglos enteros.

De aquella capilla construida en devoción a la virgen María de Montebaldo se conserva expuesto un fresco del siglo XIV, con un retrato de la Virgen y un niño. Pero además, hubo otro hecho que convirtió al Santuario en un lugar de culto especial: el traslado milagroso, en 1522, de una estatuilla de la Virgen de los Dolores desde la Isla de Rodas hasta el monasterio. Desde allí inició y continuó un camino de peregrinaciones que se ha extendido y popularizado hasta hoy. 

Un monasterio entre las rocas

Su particular ubicación convierte al Santuario Madonna della Corona en un lugar que atrae a miles de personas todos los años. “En los últimos años, la viralidad que ha alcanzado el Santuario en las redes sociales a nivel internacional ha incrementado no solo el número, sino también la procedencia de los visitantes”, sostiene Signoretto.

El "Sentiero della Speranza" conocido como el sendero de los peregrinos.
El «Sentiero della Speranza» conocido como el sendero de los peregrinos.

Una forma de llegar es desde el pueblo Brentino Belluno, a pie a través del “Sentiero della Speranza”, conocido también como el antiguo sendero de los peregrinos. Ya al inicio de la caminata se puede ver un cartel con información descriptiva: algunos datos son la cantidad de escalones que hay que subir, en total 1500, con una altitud de 2500 metros y un desnivel cuesta arriba de 600 metros.

La época de los Caballeros de Malta

Si bien en la actualidad se puede recorrer el camino a pie a través de un sendero señalizado, no siempre fue así. En los siglos VI y VII, cuando el Santuario estaba en manos de Caballeros de Malta  –quienes lo adquirieron entre 1434 y 1437 y lo gestionaron por cuatro siglos– se reorganizaron los senderos, se colocó un puente de madera y se construyeron nuevas escalinatas. Así se inició un periodo de transformaciones para convertir el monasterio en un lugar accesible para todos.

“Con la llegada de los Caballeros de Malta, en la primera mitad del 1400, se empezó a construir algo más complejo, se ensancharon los caminos y comenzó el flujo de peregrinos.  Los caballeros utilizaban una grúa especial, conocida como la ‘Gabiola’, con una especie de cabina que subía y bajaba por una pared rocosa de 65 metros, transportando material de construcción muy pesado. La Gabiola funcionó hasta 1922 y aún hoy resulta accesible”, cuenta Signoretto, quien responde a su vez que, aunque es difícil establecer un número exacto, calculan que entre 150.000 y 170.000 personas visitan el Santuario cada año.

Calculan que entre 150.000 y 170.000 personas visitan el Santuario cada año.

Madonna della Corona

Una iglesia más amplia y nuevas reformas

A lo largo del tiempo, el Santuario ha experimentado diversas reformas. Una de ellas ocurrió en el año 1625, cuando se comenzó a edificar una iglesia más amplia, con nuevas calles de acceso para recibir a más peregrinos. A finales del siglo XIX se colocó una nueva fachada de estilo neogótico y más tarde numerosas esculturas en mármol blanco de Carrara del veronés Ugo Zannoni, junto con obras del arquitecto Raffaele Bonente, que al día de hoy se pueden admirar tanto en el interior del Santuario como a lo largo de la calle de acceso a la iglesia.

La fachada de Madonna della Corona se conserva intacta.
La fachada de Madonna della Corona se conserva intacta.

Si uno alza la mirada al cielo podrá observar junto a la imponente fachada de colores blancos, grises y un viejo anaranjado, un enorme campanario con una cruz que sobresale al final de la estructura. Fue construido entre 1921-1922, cuando también se refaccionó la calle que hoy por hoy conecta con el pueblo de Spiazzi, en el Comune di Caprino Veronese.

Desde allí también se puede estacionar el coche y caminar hasta el Santuario o bien tomar el autobús de la línea 499 (aquí se pueden consultar horarios y costos) para llegar a la Iglesia. Quienes decidan realizar el trayecto desde Spiazzi, se encontrarán con una caminata un poco más breve y un sendero que atraviesa el Vía Crucis formado por 14 estaciones.

La Basílica Menor y la visita de Juan Pablo II

La Iglesia actual es producto de una de las últimas reformas que realizó el arquitecto Guido Tisado en el año 1975, cuando se demolió la vieja basílica del siglo XIX, con el fin de construir una estructura más amplia y consolidada en la roca. Se conservó, sin embargo, la fachada y el antiguo campanario. En 1982 el Santuario recibió el título de «Basílica Menor».

Una de las visitas más recordadas al Santuario es la del Papa Juan Pablo II, aunque no fue el único que visitó el monasterio. “El primer Papa que vino aquí fue San Pío X en 1789, aunque todavía era cardenal en Venecia. Se recuerda curiosamente cómo descendió de la Gabiola. Una vez convertido en Papa, siempre mantuvo su afecto por el Santuario. Luego, en 1988, el 17 de abril, vino Juan Pablo II. Yo tenía 18 años y aún recuerdo su llegada a la basílica”, cuenta el rector a Todo sobre Italia.

Se encuentra entre las rocas del Monte Baldo, un macizo montañoso de los Alpes.
Se encuentra entre las rocas del Monte Baldo, un macizo montañoso de los Alpes | Raffaele Cabri, Todo sobre Italia

En su homenaje se bautizó con su nombre la plaza donde aterrizó el helicóptero. Asimismo, en mayo de 2023 se instaló allí la Cruz Procesal más grande del mundo, de 18 metros de altura. “Representa al Papa polaco acercándose a Cristo, que dobla el brazo hacia él, como si quisiera darle la mano”, explica Signoretto.

Otros santuarios construidos en las rocas

Existen, a su vez, otros monasterios más pequeños construidos entre las rocas que se pueden visitar en Italia. “Se mantienen similares a como eran originalmente y nos ayudan así a imaginar cómo pudo ser la nuestra en la primera mitad del milenio pasado”, explica el rector del Santuario Madonna della Corona, quien menciona entre los ejemplos la Ermita de San Cassiano en Vicenza, la Ermita de San Valentino en Sasso di Garganago, Brescia, la Ermita de San Pablo en Arco di Trento y la Ermita de San Colombano, en Vallarsa Rovereto, entre otros.

«El Santuario tiene sus años y necesita un mantenimiento frecuente»

Rector Martino Signoretto

Consultado sobre si el Santuario recibe algún tipo de cuidado especial, Signoretto explica que el mantenimiento es prácticamente rutinario. “Estamos expuestos a fuertes lluvias y vientos, en invierno a la nieve y el hielo, hay que mantener la pared rocosa bajo control con el deshielo anual. El paso de tantos visitantes exige constantes trabajos de reparación. Nos estamos acostumbrando a ello. El Santuario tiene sus años y necesita un mantenimiento frecuente”, asegura al respecto.

Una panorámica muestra la construcción del Santuario della Madona
Una panorámica muestra la construcción del Santuario della Madona | Raffaele Cabri, Todo sobre Italia

Cómo llegar desde Vicenza y Verona

Muchos peregrinos llegan a pie también desde la zona de Vicenza desde el municipio de Chiampo o Monte Berico, atravesando una antigua ruta llamada «Camino de los Dos Santuarios». En el 2022, con el Jubileo del Santuario, se ha inaugurado el «Sendero de María», una ruta que parte desde Verona y recorre el río Adigio con pequeñas iglesias hasta llegar al monasterio. “Estamos acogiendo a muchos peregrinos que lo hacen y vienen de toda Italia, incluso del extranjero. Una vez que llegan al Santuario reciben una credencial”, cuenta Signoretto.

Cuándo visitar Madonna della Corona

Aquellas personas que quieran visitar el Santuario pueden hacerlo en cualquier momento del año. Si deciden realizar la caminata desde el «Sentiero della Speranza» partirán desde Brentino Belluno. Allí pueden dejar el coche estacionado y luego seguir las indicaciones por las calles del pueblo para iniciar el recorrido. Ya ascendiendo por el bosque, se  sumergirán en la naturaleza con vistas panorámicas increíbles que culminarán en el Santuario Madonna della Corona, un lugar extraordinario que merece la pena ser visitado al menos alguna vez en la vida.

Se puede subir a pie al Santuario desde el pueblo Brentino Belluno.
Se puede subir a pie al Santuario desde el pueblo Brentino Belluno.

Cómo llegar y dónde hospedarse

Para quienes decidan visitar el Santuario y pasar la noche también pueden hacerlo en el Hotel Stella Alpina, una residencia conocida como la «casa del peregrino». «En el futuro, también nos gustaría rehabilitar un albergue propio, situado en la zona de la Gabiola», sostiene Signoretto, quien sostiene que «cualquier momento es bueno» para visitar el Santuario Madonna della Corona.

“No hay días de cierre. Incluso en invierno llegan peregrinos, que en algunos casos vienen a pie y también afrontan la dura estación. A partir de Semana Santa se abre la estación más leve y hasta octubre funciona un servicio de transporte diario. Para muchos grupos de peregrinos, es importante llegar al santuario entre abril y mayo. En verano también acuden muchos extranjeros, sobre todo alemanes”, concluye el rector.

Horarios del Santuario Madonna della Corona

El Santuario se puede visitar gratis durante todo el año, en los siguientes horarios:

  • De abril a octubre de las 7.00 a las 19.30 horas
  • De noviembre a marzo de las 8.00 a las 18.00 horas

Leer también: Rocchetta Mattei: el hipnótico castillo en donde se inventó una antigua y famosa medicina alternativa

Para más información

Comunicarse por teléfono al número (+39) 045 7220014 o escribir por email a info@madonnadellacorona.it.

También puedes leer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *